Alejandra Sandoval Villalobos


Alejandra Sandoval Villalobos

Biografía

Soy Alejandra. Madre de Ari y Rodrigo. Desde pequeña, y motivada por mis padres y lo que ellos me explicaban acerca del mundo y las personas y lo que viví experiencialmente junto a ellos, aprendí a apreciar la libertad, las diversas formas de expresión, el cuidado y estima personal y el respeto hacia quienes comulgan con mis ideas y también, por supuesto, hacia quienes piensan y comprenden la realidad de manera diversa. Esto he intentado siempre, tenerlo muy presente dentro de mi familia y en mi ejercicio profesional. Confío en que continuemos unidas construyendo un mundo más solidario, justo y equitativo. Decidí, desde pequeña, dedicarme a trabajar en áreas de Desarrollo Humano y Social en las que considero, puedo aportar y aprender. Soy Psicóloga, Pedagoga, Psicopedagoga y, hace muy poquito, Doctora en Educación. Mi trabajo me hace muy feliz y me permite generar espacios de reflexión, intercambio de experiencias y oportunidades para tomar consciencia de quienes somos y, sobretodo, la posibilidad mediante acciones concretas, de ser sujetos de cambio activos, capaces de comprender y hacernos parte de los diversos procesos y dinámicas que vive nuestra sociedad.


Motivación

Desde que me uní en sus inicios y con mucha ilusión a Podemos, he soñado con que mi partido sea una herramienta de transformación y esperanza para las personas y colectivos más vulnerables. Estamos en ello...

Sobretodo, estoy en Podemos porque creo en la justicia social. Me ilusiona pensar que no es utópico imaginar que, algún día, las cosas serán diferentes, que nos acercaremos a una sociedad más justa, equilibrada y equitativa.

Podemos, no ha estado exento de dificultades y conflictos internos. Por este motivo, es hora de que intentemos unirnos y re-construirnos con humildad, trabajo y colaboración entre las personas que queremos sacar adelante este proyecto, integrando las diversas sensibilidades que, debemos, reconocer y respetar. Mi compromiso es, trabajo en equipo, respeto, sinceridad, y, principalmente, buscar acuerdos con todas las personas que sean parte de esta dirección. El proyecto trasciende a las personas y, si no lo tenemos claro, no hay nada que hacer. Por ello, somos responsables de generar espacios de diálogo, unir puentes y apostar por crear vínculos de verdad con los territorios para que nadie se sienta excluido.

Es nuestra responsabilidad y me sumo a ello.

Os pedimos una oportunidad para construir, soñar, emocionar, respetando nuestro ideario y código ético. Aquel que nos hizo vibrar y que nos encantó desde el día 1.