Gema Maria Gil Mira


Gema Maria Gil Mira

Biografía

Hola! Soy Gema Gil, mamá de Daniela y Leo y tengo 43 años. Nací en Elda, Alicante, y desde muy pequeña fui consciente de que el barrio donde naces marca tu futuro: conocí pronto la crudeza de la explotación y lo que sígnica padecer un desahucio. Comencé a trabajar a los 13 años y llegué a Madrid hace 20, para trabajar en una fábrica de bolsos y después de comercial en una empresa nacional durante 9 años. Muchos me conoceréis por mi faceta activista, fui una de las espartanas de Coca-Cola en lucha, que no sólo puso el cuerpo, sino también el alma y la vida para defender los derechos laborales, unas condiciones dignas de empleo y exigir que la ley se cumpla para con la gente trabajadora. Y pese a haber recibido muchos golpes, siempre, siempre, me he vuelto a levantar teniendo claro del lado de los que estoy. Coca-Cola en lucha fue mi germen para la participación política. Me di cuenta de la necesidad de la participación activa en política de los y las trabajadoras, porque si no participamos en la toma de decisiones, lo hacen por nosotros y contra nosotros.

Desde hace dos años formo parte del Círculo de PODEMOS Leganés, y junto a todos y todas ellas, participo activamente con la sociedad civil que ahora es tan importante por la crisis social y económica generada por el Covid-19. Soy concejala y portavoz de Unidas Podemos - IU en Leganés, trabajo cada día para poner en el centro de las políticas públicas la vida y las necesidades de vecinos y vecinas sin dejar a nadie atras.


Motivación

Feminista, trato de vivir feminista todos los días. Lo soy desde el convencimiento de que sólo desde un feminismo del 99%, que aglutine las demandas de las mujeres desde una mirada interseccional, seremos capaces de cambiar el mundo. La crisis del Covid-19 trae consigo dos enseñanzas que debemos asumir como sociedad: los servicios públicos son esenciales para salvar vidas y que lo que llamamos los cuidados, el trabajo reproductivo, es lo que sostiene todas nuestras vidas, porque no paran, pase lo que pase siempre están ahí, aunque se invisibilicen y no se les haya dado el valor que realmente tiene. Acabar con las políticas neoliberales que han precarizado nuestras vidas y reordenado nuestras prioridades convenciéndonos de que debíamos mirar por nuestros propios intereses dejando de lado lo común, lo colectivo. Políticas que han permitido una gestión tan deshumanizada de las residencias, que no han pensado nunca en abordar un modelo integral de cuidado a los dependientes. Este, considero, que es el paradigma del modelo contra el que luchamos, el que prima el dinero sobre nuestras vidas. Por eso necesitamos más feminismo. Por eso es tan necesario en este momento crucial al que nos enfrentamos, construir un partido robusto y dialogan con otras fuerzas políticas y con la sociedad, que ofrezca una alternativa de región al modelo de fracaso del Partido Popular de estos 25 años, porque los madrileños y madrileñas lo merecemos, y ya va siendo hora.