Maria Asunción Brota


Maria Asunción Brota

Biografía

Vivo en Monzón, Huesca. Estudié Derecho porque realmente creía en el sentido de la Justicia; y me licencié por la Universidad de Zaragoza. Cursé una beca Erasmus en el año 2002-2003 en Thessaloniki (Grecia), donde recuerdo el movimiento social del país, siendo, en un año en el que toda Europa se levantó en contra de la guerra de Irak; participé en manifestaciones, y en el Foro Social Europeo de Florencia, donde un millón de personas nos levantamos pacíficamente, en defensa de que “otro mundo es posible”. He colaborado con asociaciones y organizaciones como la UNESCO, en ámbitos como la inmigración, habiendo cursado un Posgrado sobre Derecho de extranjería. Actualmente, trabajo en la Administración Pública Local, aunque he sido como autónoma la mayor parte de mi vida laboral, unos quince años, en distintas ramas del Derecho: extranjería, penal, familia y comunidades de propietarios. También trabajé como gerente de una organización empresarial. He sido abogada del turno de oficio, atención al detenido, violencia contra la mujer, oficina de atención a la víctima o atención a personas extranjeras. Me formé en Mediación en 2012 y he colaborado en Mediación Intrajudicial, en áreas de derecho civil, familia y penal. Creo en la importancia de la Mediación como resolución alternativa de conflictos y pienso que es crucial que en Aragón dispongamos de una Comisión de garantías democráticas y que los conflictos se resuelvan de forma dialogada, primando en todo caso el interés general.


Motivación

Me presento en esta candidatura, porque creo que existe una posibilidad real de conseguir un cambio hacia una sociedad más justa, igualitaria y sostenible, y que ello sólo es posible a través de PODEMOS. Además, entiendo nos encontramos en un momento crucial, en el que no debemos bajar la guardia para mantener todo lo conseguido hasta ahora en cuanto avances sociales, como la defensa de la igualdad entre mujeres y hombres, o los colectivos LGTB; así como la lucha contra el cambio climático.

Es preocupante el tono cada vez más beligerante de la ultraderecha, que, para evitar la pérdida de sus privilegios, está generando una crispación y enfrentamiento, dividiendo a la sociedad y provocando que crezca un odio entre vecinos, amigos y familiares, lo cual nos rememora momentos que deseamos queden enterrados y no regresen nunca.

Por todo esto, es por lo que apoyo a Podemos y me presento en esta candidatura. Porque huyo de la crispación, porque quiero que la política sea efectiva y, por tanto, sea visible en el día a día de las personas, que mejoren nuestra calidad de vida, que se consiga la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, dejar a nuestros hijos un futuro mejor y un país o un planeta limpios. Y que si surgen problemas o conflictos sea mediante el diálogo, la fraternidad y la convivencia como se resuelvan.