Pablo Ramiro Guzmán


Pablo Ramiro Guzmán

Biografía

Aunque he vivido fuera de Extremadura -con mi familia, estudiando o trabajando- hasta los 28 años, desde hace 13 vivo en Cáceres, la ciudad que me vio nacer. Y aquí he creado junto con mi pareja una nutrida familia con tres hijos.

Profesionalmente, como ingeniero de montes, me he especializado en renaturalización de ríos urbanos, biodiversidad y ordenación del territorio, trabajando para administraciones públicas (locales y autonómicas), empresas privadas y también como autónomo.

Socialmente, he estado implicado en el nacimiento de distintas iniciativas de economía social (cooperativas integrales, grupos autogestionados de consumo) y en asociaciones y colectivos que apuestan por la producción de alimentos buena, limpia y justa, la soberanía alimentaria y la conservación de alimentos, semillas y razas tradicionales. De hecho, produzco hortalizas, frutas y otros productos de artesanía alimentaria en ecológico y  para consumo local desde hace 11 años.


Motivación

Me atrae la política desde la adolescencia, para disgusto de mi familia ;-). La entiendo como otra manera más de servir a la sociedad de la que formo parte y como una oportunidad de construir desde otro ámbito una realidad más amable, respetuosa, inclusiva y próspera para todo el mundo.

Pero hasta ahora no he sentido el impulso de implicarme activamente en ello... ¿Por qué? Pues porque creo que ahora más que nunca hacen falta manos, mentes y corazones puestos al servicio de un cambio de rumbo imprescindible a escala planetaria. Construyéndolo con coherencia y mimo, poco a poco, desprendiéndonos de muchas dinámicas habituales en la política, de etiquetas y roles que nos limitan el horizonte, respetando a cada persona, escuchando las preocupaciones que hay detrás de sus impulsos, intentando implicar en ese cambio también a quienes piensan distinto... porque compartimos "casa" y porque los avances consensuados nos dan solidez como sociedad. Y porque no podemos retroceder en humanidad.

Es un equilibrio complicado. Un reto enorme en los tiempos en los que aún pretendemos crecer desde la confrontación. Pero quiero aportar lo mejor de mí.